Por ejemplo Rumania

cartoon-tobehonest-smile-blog-henk

Por ejemplo Rumania

Dentro de las informaciones que nos llegan sobre el populismo americano y las noticias falsas que se nos confundieron, nos ofrecen las nuevas que desde Rumania nos traen esperanza. Las grandes manifestaciones que han tenido lugar recientemente en Bucarest, para tratar de continuar el enjuiciamiento de la corrupción, han tenido éxito. Dentro del gobierno hay desacuerdos y la medida, por supuesto arbitraria, de no procesar los casos de corrupción hasta € 44.000, se ha retirado. La ira de la población se ha canalizado gracias a la labor de la autoridad anti-corrupción DNA. Desde luego era temida, ya que sus fiscales venían persiguiendo, durante los últimos dos años, a 2450 políticos, funcionarios y empresarios. El 90% de los casos resultan en una convicción.

Trabajar duro y de manera disciplinada está siendo fundamental para los resultados sostenidos. La corrupción se asocia con la popularidad y la condonación. Se ha sabido que había un alcalde, en una ciudad, que hizo campaña desde la propia cárcel, llegando a ser reelegido fácilmente. ‘Pues’, dijo un vecino de 58 años remilgado, si yo fuera como él también pondría mi dedo en la miel’. Muchos vecinos le aman incondicionalmente porque limpia la ciudad y la hace famosa, aunque probablemente haya cargado a la ciudad con una deuda de € 30 millones, cosa que aún no es bien conocido. El alcalde se prepara ahora para el proceso, sin embargo ya ha perdido la confianza en el sistema y quiere salir de Rumania.

Desde 1989 Rumania se ha beneficiado del apoyo por la UE construyendo el Estado de Derecho. La Unión Europea supervisó y amenazó con sanciones, cuando vinieron las delegaciones civiles desde Rumania a Bruselas pidiendo insistentemente su acción. Las manifestantes entonces, en 1989, pedían otro país, precisamente un Estado de Derecho.

Populismo equivale a corrupción

El ejemplo de Rumania nos enseña que al lado de la perseverancia necesitamos una organización perfecta y lideres fuertes en las agencias anti-corrupción. Al mismo tiempo la involucración de los ciudadanos, que deben mantener la presión al gobierno. Rumania y sus gentes nos muestran ahora que la cooperación con la UE y sus principios del Estado de Derecho ayudan a romper el poder injusta del gobierno. La ignorancia, instalada entre los ciudadanos, sustenta la corrupción. La conciencia, la información y el encuentro resultan en el compromiso y demuestran que, sin robar, los alcaldes podrían mejorar la comunidad.

Como este alcalde rumano, los populistas dicen hablar en nombre de la ciudanía. La entrega de regalos se hace claramente para ganar los votos. No está en la ideología sino que es una estrategia deliberada. La ONG Transparencia Internacional investigó este engaño y lo desacreditó: la corrupción aumentará exponencialmente bajó un régimen populista.

Los ciudadanos rumanos, desde luego, tienen un buen ojo.

Henk Bruning

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *