La Confidencia como Escollo

ToBeHonest-Illustratie-blog5-Henk

La Confidencia como escollo

 La reciente dimisión del ministro (71) y su diputado (57) del Mº de Justicia y Seguridad de Holanda, tiene que ver con la confidencia. La culpa la tiene el acuerdo hecho con un criminal hace 15 años y que ya creíamos olvidado. El diputado, entonces fiscal, no recordaba el pago de 1,5 ó 4 MM de euros, a pesar de haber sido mostrado el recibo por Tv. Lo que podríamos aprender de este caso es que una confidencia podría acabar siendo palabra espinosa.

Tenemos confianza en una persona cuando no caben dudas respecto a su buen hacer. Si en un momento dado no lo hace, podría ser chantajeado, ya que nunca sabes lo que pueda hacer cualquiera con tu nivel de confianza; entonces puede surgir una situación difícil e inesperada, provocada por algo que nunca se espera. A esta persona afectada quizá le pueda la vergüenza, por lo que quizás decida mantenerlo oculto. Con el paso de los años se piensa en que todo ello desaparezca para siempre. A menudo mantenemos nuestra confianza y lealtad, especial en el caso de colegas amigos, políticos, y en cierta medida no nos faltan razones. “El control es sobre la gente, también a altos niveles”, dijo el Alcalde de Ámsterdam.

La Honestidad necesita apoyo

Demasiada confianza comporta el riesgo de provocar dimisiones de altos cargos, junto a la honestidad también la gente aporta excentricidad, especialmente cuando se halla en el poder. En otro tiempo, luchadores contra el Crimen, según fueron apodados, no pueden y/o no quieren admitir hoy su error: ignoran los hechos y reclaman poder seguir gozando de la confianza que se tenía en ambos. El caso es que los 4 MM. se acabaron convirtiendo en un escollo insalvable. No sabemos si los técnicos consiguieron retirar de la circulación la información o si entonces los ministros hicieron caso omiso de las advertencias de sus asesores.

Un caso que muestra claramente que un gobierno de lo público necesita de la Transparencia y la sinceridad para ejercerse. Además de la cultura de apelación que siempre está presente y a la que todos tenemos derecho, la prensa independiente airea lo indispensable para que nos enteremos. Resulta como un tábano para la democracia y el estado de derecho.

 Henk Bruning