Todas las entradas de: Henk

Ética a través de la fronteras

Ética a través de las fronteras

Buen gobierno

En el Congreso… ¿podría ser honesto un robot?, el debate está en su punto, para las empresas globales como Facebook, Google, Airbnb y WhatsApp. Nos preguntamos porqué estas mismas empresas ponen en marcha a un ejercito de abogados, cuando un gobierno les hace una pregunta critica. ¡La respuesta fue asombrosamente sencilla!

Estas empresas faltan a la ética, desde luego. Su ‘ética’, está muy claro, es solo ganar dinero. Tal vez no sería la intención de sus fundadores, pero sí para sus managers que venden una idea brillante. Su campo de operaciones es el mundo. Ellos se consideran desconectados con los valores y la cultura de un país y de sus habitantes. La único que entienden es la perdida financiera, luego entonces, una empresa como Facebook no tiene entre sus objetivos evaluar de una manera ética. Tomarán las medidas tan incompresibles como la desaparición de un ‘cuerpo desnudo’ de un cuadro famoso y simplemente colocará una cara suplementaria cuando se haya visto deteriorado por el fuego, pidiendo una dotación.

Estas empresas nunca proporcionan la rendición de cuentas. Los gestores siempre se envuelven en el anónimo. Sólo sirven para el crecimiento de la empresa, de ahí los ejércitos jurídicos que les salvan de la quema. La globalización del poder de la información hace que sea aún más difícil el buen gobierno e integridad. Porque… ¿cómo mantener un buen gobierno dentro un país cuando nadie se preocupa del mismo y nadie está involucrado en ello?

En el mismo congreso, un filosofo formuló con insistencia a Platón (2500 B.C.) una respuesta. Platón dando importancia a la pregunta contestó con otra: ¿Cómo podría contentarme bien con mi vida, al tiempo que también lo fuera para el otro? Una pregunta que conduce hasta uno mismo, en tu propia intimidad. La tecnología es la lógica de la técnica, pero equivale solo a un medio a disposición. El pensamiento nos conduce a plantearnos la pregunta más profunda respecto a su objetivo: ¿Qué calidad de nuestra sociedad deseamos?

Esas empresas eluden la pregunta. Tratan siempre de ofrecernos un medio útil pero, sin embargo, se niegan reflexionar sobre las consecuencias y no se preguntan si éste medio contribuye a nuestra felicidad social. Un ejemplo: la información desenfrenada ofrecida al ‘social media’ no estaría mal, pero al final acaba siendo muy perjudicial para los usuarios y para la propia sociedad, a cuyo servicio dicen estar

Organizar

La libertad ilimitada de las empresas causan excesos, difíciles de resolver después. La tarea del gobierno es establecer la reglas que las obliguen a contribuir a un bien social. Los valores y las normas son aplicables también a estos bastiones de poder mundial, sin embargo la legislación no se está adaptando a la nueva situación creada. Por ejemplo: estamos viendo cómo las empresas internacionales golpean a los países con sus dudosas construcciones impuestas, vaciando el principio de igualdad.

Una nueva realidad de esas empresas mundiales, sin responsabilidad, que pone sobre la mesa nuevas preguntas sobre cómo mantener el buen gobierno. ¿Qué podría hacerse precisamente desde cualquier gobierno? Primero, vigilar que las empresas cumplen las leyes y las reglas que se aplican a cualquiera de sus ciudadanos. La segunda, prevenir que estas empresas pretendan imponer su propio gobierno para el bloque. La tercera estaría en enfatizar dentro la UE y la ONU nuestros valores comunes y usarlos de modo que se mantengan los intereses (excesivos) empresariales dentro las normas éticas.

A falta de poder establecer el funcionamiento del robot ético en los congresos, debiéramos intentar implementar la ética en sus inventores y comerciantes.

Henk Bruning

Escuchar a las personas que no están de acuerdo con usted…

Plezier-inhetwerk-300x120

Escuchar a las personas que no están de acuerdo con usted…

¿No equivale tu trabajo a una gota en el océano? Me lo preguntaba un amigo, después de impartir cursos de integridad y buen gobierno a los técnicos palestinos en Ramallah. Esta pregunta es importante. La asistencia técnica que llega desde Holanda y Europa cuesta mucho dinero. Siempre se reducen a intervenciones de corta duración. Las circunstancias de Holanda y de un país como Palestina, no se parecen en absoluto, están a millas de distancia. ¿Que podrían aprender los Palestinos de mí? Bastante mucho. En las evaluaciones, los participantes acaban nombrando a la integridad como un tema nuevo y fundamental. La honestidad, la transparencia, la justicia y el coraje, son ahora sus valores morales: Una guía para sus acciones. También sus dilemas no se apartan mucho de los existentes en otros países, también en España. ¿Usted habla con su colega? ¿Usted se atreve a preguntar a su jefe sobre su actuación contra una decisión incorrecta? ¿Ejecutará, a continuación, una orden que está en contra de sus propios valores? ¿Acabará firmando una transacción sospechosa o no?

¿Qué es lo bueno del buen gobierno e integridad?  En cada país donde trabajo hablamos el mismo idioma respecto de los valores y los dilemas. La integridad se tiene que demostrar en nuestras acciones. ¿Podríamos dar cuenta y explicarlo, o no? Por supuesto que las circunstancias en Palestina y otros países son muy difíciles. La resistencia de aquellos que están en el poder es persistente. Sin embargo, como un participante me dijo, esperamos hasta que los ‘hombres viejos’ ya no pueden más y se morirán. Entonces, solo entonces, es cuando aparece nuestra oportunidad, nuestro momento. Lo mismo que en Holanda, cuando empezamos en los años noventa con el programa de integridad. La puya y la incomprensión sobre un enfoque suave se pusieron de nuestra parte. Ahora, curiosamente, la integridad llena las agendas. Las personas que han cometido errores, por fin llegarán a los tribunales.

Ahogarse

El océano es una buena metáfora. Desde hace años la corrupción y mal gobierno están entre las noticias calientes del día. Muy amenazantes, eso sí, para aquellos con poder que siempre arreglan sus negocios en oscuro. Los documentos de Panamá son un ejemplo. En otro orden de cosas, el gobierno brasileño debería dimitir en pleno por el escandalo de Petrobas y las protestas de la calle. También ocurre con el actual gobierno auto-proclamado, que está luchando con el problema de corrupción mientras que un ministro reciente se vería obligado a dimitir. En España el Partido Popular en el poder está cada vez más cercado por las resoluciones judiciales en toda una serie de casos corruptos. Mal para su imagen en las elecciones en junio. La lista es larga. El escape se hace cada día más difícil. Entonces, ¿quién se está ahogando?

En el cumbre de la anti-corrupción en Londres declaró la directora Lagarde del FMI: “Quiero que la transparencia e integridad sean parte sistemática en nuestra inspección de los países”. Buenas palabras, desde luego, pero cuando en estos países no no trabajan los técnicos bien formados, que han implementado la integridad en sus organizaciones, solo en este caso, el FMI será impotente.

Creciente es el número de las islas de integridad. Es parte de mi trabajo hacerlas emerger. Palestina ya pertenece a este grupo. Lo que es muy satisfactorio… le dije a mi amigo.

Henk Bruning

El círculo se rompe

Buen gobierno

El círculo se rompe

La Integridad representa, como diría Aristóteles, la plenitud. Si el círculo de los valores y normas comunes se rompe, corremos el riesgo de la irresponsabilidad y de la decadencia del buen gobierno. Los ‘Panama papers’ significan evidentemente un círculo roto. Los ciudadanos eligen un gobierno en base a un programa de futuro presentado por los partidos políticos. Para realizarlo los ciudadanos pagan impuestos. El gobierno pasará después a dar cuenta sobre su ejecución y los resultados. Los ‘Panama Papers’ muestran a un grupo, cada vez mayor de ciudadanos, que eluden su responsabilidad social. Se ajustan a criterios legales y a las mallas que proporciona la ley, pero dar después una explicación convincente resultará muy difícil.

¿Cual es la diferencia entre esquivar y evadir?

La consecuencia es que un grupo, cada vez menor de ciudadanos, debe pagar más a las cargas sociales. El pilar de ‘la solidaridad’ de la democracia sucumbe en tiempos de crisis.

Una ilustración actual de ese mismo círculo roto la ofrece hoy el Ayto. de Ámsterdam. Airbnb y el ayuntamiento acordaron alquilar casas privadas a los turistas, con motivo de compensar la escasez de hoteles. Con el acuerdo, Ámsterdam rompió el círculo del buen gobierno en dos aspectos: Primero el ayuntamiento no puede controlar a Airbnb. La compañía tiene su negocio en Holanda, pero no está ubicada formalmente en el país, por eso no debe dar cuenta a Hacienda de los resultados. En pocas palabras, es claro que la empresa no pagará el impuesto que seguramente le correspondería. Alquilar las casas privadas es un negocio de gran éxito. Sin embargo y de nuevo al ayuntamiento se le podrán disfrazar los ingresos y no se sabe en qué moneda se acabará pagando la imposición correspondiente. La prensa habla de 26 millones euros por año.

Los casos de ‘Panama Papers’ y Airbnb dejan claro que las reglas ya no cumplen con la dinámica internacional de la sociedad. Las empresas y los ciudadanos mismos, podrían agrandar su propio interés sin necesidad de la corrección para dar cuentas. No estará mal el propósito y quizá jurídicamente hasta sería legal, pero los resultados acabarían siendo más que incomodos para la sociedad en general. El hecho de que la ley permita las actividades no-transparentes afecta sin duda a la cita democrática que tenemos todos con Hacienda, para seguir manteniendo nuestra sociedad juntos y a punto. Uno es pesimista y cínico.

La integridad, según Aristóteles, no sólo contribuye a la felicidad de una persona, sino a la felicidad del conjunto, de la sociedad completa. Exactamente lo que ahora va tan mal.

Recuperación del círculo

La libertad de obrar es fundamental en la democracia. Ahora, sin embargo, los abusos tan escandalosos hacen difícil alcanzarla, por lo que se hace necesaria una nueva valoración de todo lo que la sostiene. ¿Cómo se podría mantener el apoyo de nuestros valores comunes y proteger, al tiempo, el interés general en contra de los gorrones (‘free riders’) descarados? El estado de derecho internacional tolera, hoy por hoy, las mallas legales y con ello debilita la defensa (nacional) de nuestra democracia así como la solidaridad. Esto va a requerir de una estrategia fuerte, para que el círculo se vuelva a completar de nuevo.

Henk Bruning

Vivir Juntos

Contacto

Vivir Juntos

El problema de los refugiados supone una pesada carga para la sociedad. Repleto de  tensiones sociales y de dilemas. ¿Podríamos aplicar los principios del buen gobierno e integridad para tomar las decisiones más justas?

Actuar con moral justa es tomar una decisión que esté de acuerdo con nuestros valores de humanidad, seguridad, hospitalidad… así como compartir, solidaridad y libertad. La decisión tendría que tener en cuenta los derechos, intereses y deseos de todos los involucrados. De tal decisión podría resultar un daño y/o un beneficio. Por ejemplo: un municipio donde se hubiera prometido a los ciudadanos una casa de alquiler. La llegada de un grupo de refugiados desde Siria se le presenta de forma inesperada al alcalde, y por lo tanto un dilema: ¿Debería dar a nuestros propios ciudadanos tiempos de espera más largos, si o no?

La acogida de los refugiados se ve acompañada entonces de emociones intensas. A veces se presenta el miedo al extraño y/o una preocupación seria sobre el futuro de nuestra civilización sin embargo, a menudo, existe involucración con el destino de las personas desplazadas quienes, después una guerra sangrienta, están ansiosos y ciertamente abandonados, anhelan la seguridad y el reconocimiento de su personalidad. ¿Cómo hacemos frente a la acumulación de emociones, sentidos, deseos y/o derechos?

Investigación y dialogo

Primero, tomándoles en serio entre si y buscando juntos los argumentos existentes detrás de las emociones. Segundo, investigando también juntos qué argumentos abogan en pro o en contra de cualquier decisión. Nuestros valores estarán presentes, como es lógico, en nuestras decisiones. Precisamente la nomenclatura de todos esos valores se ofrecería como espacio indispensable para un dialogo, ya que en efecto, reconoceremos enseguida los principios de cada uno. Su investigación en común nos traerá la paz y la reflexión y nos mostrará también el daño que nuestra decisión pudiera implicar, ya que conocerlo ofrecería incluso la oportunidad para compensar efectos indeseados. En nuestro ejemplo de la asignación de una casa, podría explicar el alcalde a los refugiados y a los ciudadanos por qué alguno de ellos debería esperar un tiempo. Para hacer aceptable la decisión al ciudadano, el municipio podría llevar a cabo un acuerdo concreto sobre nuevas fechas y, eventualmente, contribuir con los gastos del mobiliario. En el caso del refugiado que tuviera que esperar, la compensación podría ser una alternativa o la posibilidad de seguir, entre tanto, algún curso formativo.

Hay más dilemas, como el establecimiento de un centro para refugiados en una comunidad o el regresar de la gente; utilizar si o no el conocimiento profesional y las propias competencias de los ciudadanos de Siria y de otros países para nuestra sociedad. De verdad: Por supuesto que se les podrían ofrecer todas las oportunidades. Un buen ejemplo son unos refugiados que trabajan como voluntarios en algunas casas de mayores.

En Europa estamos orgullos de nuestros valores. Tolerancia, justicia, seguridad, generosidad, transparencia y sanidad se han comportado con buenos resultados en un sistema de buen gobierno y justicia. Mucha gente de otros países, fuera de la Unión, comparten ya nuestros valores, aunque no los tuvieran en origen, dentro del sistema política, legal, cultural y religioso que conocían. El encuentro forzado entre ellos y nosotros ofrece la oportunidad formidable de intercambiar nuestras ideas y opiniones, reforzando la justicia internacional y haciendo ‘normal’ la tolerancia y la franqueza. Implementar el Buen Gobierno e Integridad es difícil y duro, sin embargo, cada paso adelante disminuye el riesgo de nuevas guerras y dificulta los caprichos de los dictadores y terroristas. El dilema para atrapar si o no a los líderes de Oriente Medio está en vincular de forma irrevocable nuestros propios dilemas con los de los refugiados.

Firmeza y explicación 

Los dilemas nos exigen a nosotros y a nuestros gobiernos la firmeza al tomar decisiones difíciles y explicar los argumentos con total transparencia. A menudo el daño será inevitable y doloroso. El ofrecimiento de una compensación debería ablandar sus consecuencias. Los dilemas difíciles merecen sobriedad y pasión. Tomar a cada cual en serio reforzaría nuestra dignidad y haría aplicable la integridad en la práctica.

Henk Bruning

Dos velocidades

Integridad

Dos velocidades

En víspera de elecciones, después de gobernar cuatro años, el Presidente Rajoy decidió a abrir, de todos modos, la Oficina Anticorrupción. La oficina, supeditada al Ministerio de Justicia, investiga el dinero negro y más aún, quién lo ha obtenido. El motivo principal es que ningún delincuente pueda disfrutar de lo robado. El dinero detectado se podría destinar entonces a fines sociales. La oposición reaccionó ferozmente: muy tarde y con evasivas, irónica incluso al proponer el nombramiento del Sr. Luis Bárcenas como presidente de dicha oficina. Comprensible, porque ya en 2013 el propio Rajoy ha dicho que sería conveniente actuar directamente y de forma contundente contra los miembros de su partido que fueren involucrados en la corrupción. A pesar de los grandes escándalos, nunca se permitió acusar en público a alguien que dañó a la imagen de la Administración Pública. Todo, en su opinión, es de la responsabilidad del juez.

Bueno, mejor tarde que nunca. El daño social de la corrupción supone más de miles de millones de euros. Por eso está bien que exista una oficina que fuerce a los criminales a restituir el dinero robado a la Sociedad. Una oficina profesional es más eficaz para un espacio de largo suspiro, ya que mientras un político viene y se va, su proyección es menos relevante en este sentido.

Entusiasmo

Cuán diferentemente actúan las personas que, desde su corazón profesional y su involucramiento con la sociedad, se están motivando a diario por el buen gobierno e integridad. Una participante de Serbia en un curso de integridad en 2014 en La Haya lo ilustra de la mejor manera posible. La formación hizo de ella y sus colegas embajadores de la integridad. Como juez y profesora, une la acción con la palabra, proponiendo al rector de su universidad de Novi Sad para desarrollar un taller y/o Academia de integridad permanente para los alumnos. La nueva generación de jóvenes, libres y firmes, que podría reflexionar sobre la sociedad en la que quieren vivir y cómo van a comunicar los valores morales con las instituciones y los representantes del pueblo. El rector reaccionaba de manera positiva prometiendo que instalará un equipo que organice el tema de la integridad en una forma divertida, con muchas actividades, talleres, competiciones y concursos.

La integridad tiene por delante una dura marcha por las instituciones, para sensibilizar la burocracia y hacerla caminar por el buen gobierno y la responsabilidad. Sin embargo la integridad también es una manera animada de investigar y organizar cómo se tiene que tratar el futuro y cómo los acuerdos deben viven juntos, a su lado, y mantenerse mutuamente.

Dos mundos diferentes, pero ambos necesarios para complementarse entre sí.

Henk Bruning

Chapuzón en la integridad

ToBeHonest-Illustratie-blog5-Henk

Chapuzón en la integridad

Yo soy un optimista por naturaleza. La reciente noticia sobre la fraude de la empresa alemana Volkswagen me deja confuso. Un negocio tan rentable, capaz de engañar a la sociedad y a sus clientes fieles y, sobre todo trae un país como Alemania en descrédito. ¿Y por qué? Porque su Junta Directiva querría vender más coches que Toyota. No se puede ser más infantil. Mientras, si lees la página web, Volkswagen declaraba en uso siete valores éticos en su práctica diaria: atención al cliente; máximo rendimiento; crear valor; capacidad de renovar; respeto; responsabilidad; sostenibilidad. Las estafas por tanto sólo tienen como objetivo aumentar el propio ego de sus directores. Todo lo demás son tonterías, parece ser.

Por supuesto, acto seguido, el Consejo de Supervisión comienza una investigación, el CEO es despedido y la empresa espera a una multa multimillonaria. Parece que la reserva efectuada, de € 28 miles de millones no será suficiente para pagarla. Sin embargo no hay garantías de que la corrupción y las estafas pertenezcan al pasado. El suspiro de la alta dirección, queriendo ser la más grande del mundo, ha quedado solo en eso, en un suspiro, podemos oír en las otras salas de juntas. Es, lamentablemente la cultura de los capitanes de las industrias.

Volkswagen ha quedado en la misma línea de otras empresas de alto rendimiento como Bankia, Ahold, Siemens y Imtech, que toman riesgos irresponsables y cargan a la sociedad, a la que deberían servir, con las gran consecuencias. A pesar de las páginas web irresistibles, valores corporativos, empleados motivados y un departamento de cumplimiento (compliance) que debe controlar que la empresa trabaja de acuerdo con las leyes y las regulaciones.

Las personas que hacen fraude o permiten a otras estafar por libre, mientras la propia empresa arregla el asunto fraudulento con la fiscalía y se amortizan los costos por medio de gastos de explotación. Lo pasado, pasado está y a continuar. Los altos cargos de la gestión terminarán quedando fuera del gancho y evitando incluso el riesgo de prisión.

La persecución individual

Las personas son personalmente responsables de sus actos. Precisamente con más delito cuando resulte en un gran daño social. La fiscalía debe llevar a los responsables CEO’s y altos cargos ante el juez. Este mes en los EEUU se está presentado una nueva política en el llamado ‘Yates Memo’. Los arreglos entre la fiscalía y una empresa no podrán ya aplicarse como un reemplazo de la persecución personal. La prisión y las multas son posibles ya para los individuos responsables.

España y la UE podrían traducir la sorpresa sobre Volkswagen en una legislación nueva. Una sentencia tendría entonces un efecto preventivo, cuando los culpables saben que no se van a librar de la prisión. Parece ser hoy la única posibilidad para mantener bajo control a los altos gestores y sus consejos de supervisión.

El optimismo es sostenible, si la ley se hace cumplir.

Henk Bruning

Experto integridad en Consejos de Vigilancia

Buen gobierno

Experto Integridad en Consejos de Vigilancia

 Fraude hace buen negocio roto. Royal Imtech desde Gouda, Holanda, es una empresa internacional para los servicios técnicos con un volumen de negocios en 2014 e 3,9 miles de millones de euros. Mundial 22.000 empleados, de quién 7200 en Holanda, trabajan para Imtech. La empresa que existe en 2010 150 años, era hasta 2014 un ejemplo de negocios en la bolsa de valores.

En 2014 la alta gestión (top management) haberse perder la visión general en el financiamiento de miles de proyectos. En Polonia, Alemania y Suiza hay fraude enorme: falsificación de los papeles, el soborno de funcionarios y/o las estafas con facturas falsas. El CFO y CEO no tienen vista a los flujos de caja y distorsionan los hechos de una gran inversión. La bolsa castiga los escandales financieros con un caído de los precios de acciones hasta 0,28 céntimos. (fue entonces 15,00 euros).

En 2015 ha terminado. El juez holandesa declare Imtech bancarrota. El curador busca los compradores para las entidades de la empresa y tiene éxito para mantener 10.000 puestos de trabajo.

Para los empleados la desaparición es una drama. Como dijo una: ‘Muy triste que un gran empresa como Imtech, donde yo tengo un trabajo divertido y significativo, en tan poco tiempo corto pierda’.

 La integridad es la certeza antelación

¿Previene una política de integridad firme y/o la responsabilidad social corporativa estas excrecencias?

Probablemente si, cuando de antemano los riesgos de la fraude y el engaño había trazado de verdad. Entonces/ahora compro la empresa en breve tantas empresas extranjeras sin dar atención suficiente a la cultura y los prácticos diarios. En Polonia había un importante conflicto de interés. En Suiza la empresa completó los funcionarios mimados. En Alemania había falsificación de las facturas. Ahora, cuando los hechos son claros, nada de lo ir al juez y la investigación forense. Sin embargo, demasiado tarde y demasiado lento; sin alguna perspectiva financiera.

La impetuosidad y el descuido del entonces Consejo Executivo y el Consejo de Vigilancia resultó como de los cultivadores rápidos como el supermercado Ahold y el banco ABN-AMRO en el incertidumbre y el paro para muchos empleados profesionales. También hay los gastos sociales extras por el retraso de los proyectos en curso y daño para el imagen del sector. La factura de los pagos de paro son para los contribuyentes.

La integridad significa cuidado y dar cuenta a todos los interesados, también al medio plaza. No significa hacer las cosas rápidas, pero gestionar los riesgos. Esta competencia debería decisivo en el Consejo de Vigilancia y necesita una voz critica en el Consejo Ejecutivo. En otras palabras: en todos Consejos un experto de la integridad.

Henk Bruning

 

 

¿Eres también un temerario?

Socios

¿Eres también un temerario?

Los medios publican sobre los gran casos de la corrupción. La de la FIFA es líder indiscutible juntos con  los arrestos de alto nivel en China, los hábitos arraigados en Grecia, España, Macedonia… y otros tantos países. El enriquecimiento y los errores administrativos en nuestro propio país (Holanda) son “breaking news”.

Todo ello paraliza al “común” de los mortales en su deseo de honestidad y más aún, quiebra su generosidad. No solo nos encontramos ‘naif’, sino que nos sentimos tan solitarios como insignificantes.

Sin embargo, el encuentro de esta semana con siete jóvenes de Kenia, Etiopía, Túnez, Jordania e Indonesia, nos aporta un gran coraje. Todos se encuentran al comienzo de sus carreras profesionales en la Administración Pública. Se muestran muy curiosos en la forma en que sus colegas holandeses luchan contra la corrupción y hallan las formas de favorecer a la integridad.

Nos cuentan sus pequeños éxitos en su propia lucha contra la corrupción. El uso del IT y los sistemas registrados “online” para ordenar la información y hacer visibles los procedimientos. El refuerzo de los controles del modo en que las subvenciones por el empleo lleguen definitivamente a los ciudadanos. La organización de 25 talleres, para conocer los variados tipos de soborno, a los que se tienen que enfrentar los técnicos, y la manera en que se tiene que instalar una comisión ética rigurosa e independiente. Sus trabajos y circunstancias privadas siguen siendo difíciles, según lo atestiguan pequeños y grandes dilemas:

  • ¿Dijo a mi jefe que un compañero llama a los enfermos pero tomará un día de vacaciones?
  • ¿Añado la opinión personal de mi jefe a un texto de la ley?
  • ¿Le doy ayuda a un amigo con un procedimiento oficial?
  • ¿Le acepto un dinero de un miembro del parlamento en cambio de la información de un informe auditoría?
  • Cambiaré el procedimiento a favor de mi familia?
  • Le informo a mi jefe el papel de un colega en el procedimiento de licitación?
  • Reportó que los empleados masculinos no me tomen en serio como su jefa?

Seguir cumpliendo

Sin embargo, cuando llegan a nuestros países para encontrarnos, no tienen ningún reparo en hablar de sus dilemas y sus valores profesionales. La responsabilidad, la igualdad, la honestidad, ser accesibles, hacer las cosas moralmente justas… así como dar cuenta de su comportamiento y actitud positivos. ¡Ellos no son los únicos! Lo sabemos. Por eso precisamente hay que seguir cumpliendo con estos colegas y elevarlo al espacio de las grandes noticias, por su osada y sus principios. Continuando a su encuentro y lo puso en el punto de mira.

Juntos conquistaremos el espacio que nos están usurpando indebidamente ellos, los ilegales que actúan al margen de las normas.

‘We never walk alone…’

Os deseo bueno tiempo de verano y espero verte de nuevo.

Henk Bruning

¿Podríamos dar perspectiva a la desesperación?

RRHH

¿Podríamos dar perspectiva a la desesperación?

El flujo de refugiados hacía la tierra prometida ‘Europa’, desde los países desgarrados por la guerra y la pobreza, viven emociones extremas: se les acepta o se les deja a su suerte. Ambas opiniones se mueven dentro de la razón, por los valores morales como solidaridad, humanidad y seguridad que contienen. Muy tristes resultan las fotos de las personas ahogadas, pero los supervivientes son, como la ministra holandesa del Comercio Exterior dijo, gente con ‘coraje y ambición’. Efectivamente, constituyen en todo caso habilidades muy necesarias para construir un país, sin embargo, la mayoría de los refugiados terminarán en la ilegalidad y verán evaporarse sus sueños. Serán considerados recursos humanos que permanecen sin uso.

Europa liberará dinero para que la gente quede fuera de Europa y se luche contra el crimen de los traficantes. Considerados los principios del estado de derecho, muy bien, el crimen no se puede tolerar.

Hacer de la necesidad un virtud

Si hacemos de la necesidad un virtud y ponemos en práctica el desarrollo con una orientación profesional, la formación y el ‘coaching’, muchos países trabajarían en pro de una  nueva constitución que garantizara los derechos de los ciudadanos y el propio Estado de Derecho, pero su aplicación permanece en el embotellamiento.

Las preguntas más sensibles se dirigen hoy a solucionar, en una manera pacifica, las contradicciones culturales, religiosas y políticas, para procesar un pasado que a menudo era violento y ya se ha convertido en actual. Sin embargo, otras preguntas reconocibles deberían ser solucionadas.  ¿Cómo pueden mejorar el empleo? ¿Cómo se pueden organizar mejor la Sanidad y la educación? ¿Cómo se puede reforzar el estado de derecho, luchar contra la corrupción y desarrollar la democracia?

Muy importante nos parece promocionar el debate constructivo entre los sindicatos y las patronales, entre el gobierno y las cooperaciones agrícolas, y entre las instituciones religiosas y los jóvenes.

Con su viaje y sus experiencias cercanas a la muerte, los refugiados tienen un destino conectado. Una vez en Europa, podrían verse como expertos locales, para aprender y continuar nuestros conocimientos y experiencias, tal como si fuera correr una pasantía. La historia de cómo Europa resurgió al cabo de una guerra mundial y cómo se venía desarrollando hacia una sociedad con muchas ventajas y oportunidades, es un bagaje con el que pueden volver a sus añoradas casas.

Ellos, a cambio, nos darán los nuevos impulsos a la política internacional. Nuevas maneras para luchar contra el terrorismo y/o las ideas sobre crear empleo en sus países para la generación joven,

Porque seamos honestos, al lado del coraje y la ambición, todos los refugiados tienen también su corazón, que ansía lo mejor para su propio país. Preferirían volver rápido a reencontrarse con su familia y amigos para construir juntos un futuro digno.

Para Europa los refugiados podrían ser una oportunidad sofisticada, que sitúe el desarrollo y la seguridad internacional dentro de una nueva perspectiva mundial humana.

Henk Bruning

ELECCIONES: ¡QUÉ SE ESCUCHE TU VOZ!

Buen gobierno

ELECCIONES: ¡QUÉ SE ESCUCHE TU VOZ!

El 24 de Mayo en España, el 7 de junio en Turquía y el 23 de Junio en Albania, hay elecciones. Los ciudadanos disfrutarán entonces de la posibilidad de un impacto directo en la obtención del Buen Gobierno, aunque curiosamente la mayoría volverá a votar a los partidos que a diario tanto critican. Así, a pesar de que los ciudadanos andaluces ven la corrupción como segunda preocupación social, la realidad ha sido volver a escoger al partido político ya gobernante. Sus líderes continúan involucrados en una gran escalada de corrupción que sigue investigando un juez. En Holanda, un político imputado por corrupto tuvo tiempo de coleccionar votos preferentes.

¿Por qué? Por obvio porque se le conocen personalmente. Más probable será reconocer que la mayoría de los votantes lo hagan por atención a los principios y a las tradiciones de su partido, permaneciendo fieles en su partido. Los partidos nuevos, que dicen estimular la transparencia y el buen gobierno, deberían probarse a sí mismos primero. Tal es el ejemplo de Ciudadanos, que en Andalucía exige un programa claro de anticorrupción antes de llevarse a cabo su nombramiento de la Presidente.

La democracia es algo más que el voto del pueblo. Fundamental es que los jueces independientes castiguen precisamente la corrupción y el abuso de poder. Al menos así de importantes se han de mostrar las instituciones, nacionales e internacionales, dedicadas más que nunca a promocionar públicamente la integridad, con el fin de reconquistar paso a paso a los partidos tradicionales que llegaron a olvidarse de lo básico y desterrar de sus filas a elementos que consiguieron burlarla, abusando precisamente de esa democracia. Importante también es educar a los nuevos partidos en el conocimiento y en la habilidad de gobernar. El proceso de la programación en la democracia va lento. Lo mismo se aplica de la integridad y buen gobierno. Necesita tiempo, perseverancia y las incidentes y/o escándalos importantes.

Su Voto es también para la democracia

Precisamente un incidente, característico e inspirador, tuvo lugar recientemente en Guatemala. Un país en el que la violencia y la corrupción afligen al pueblo. Una investigación de la Comisión Internacional de la ONU contra la impunidad (CICIG) ha revelado que los funcionarios de la Aduana y de Hacienda venían falsificando sistemáticamente los documentos del transporte. El Tesoro Público detrae el 60% de sus ingresos por derechos de entrada. Dinero con el que, entre otros la vicepresidenta del gobierno, utilizan para comprar yates y apartamentos caros en Nueva York e Italia. Gracias a esa Comisión y a las protestas civiles, se ha abierto una investigación por la Corte Suprema. Primera consecuencia: la Vicepresidenta debería dimitir…

Con sus votos los ciudadanos indican su deseo fuerte de un país mejor y estable. En base a esto mandato los propios electos podrían coger y realizar las iniciativas sociales sobre la integridad eliminando al mismo tiempo las manzanas podridas. Esos deseos manifestados por el pueblo también deben ser considerados de peso para dar legitimidad a los técnicos que trabajan por el establecimiento definitivo de la integridad y del buen gobierno.

Henk Bruning